Saltar al contenido
Librosdeinversion.com

Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Stephen R. Covey

Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva un libro imprescindible de Stephen R. Covey.
9,45€
9,95
13 Nuevo Desde 8,45€
A partir de 19/01/2018 19:11
Amazon.es
Envío gratuito
Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva de Stephen R. Covey es uno de los libros de desarrollo personal más vendidos y uno de los libros de superación personal que todo el mundo debería de leer.Sin duda es un gran libro, un best-seller mundial.


 

Que vamos a aprender de la mano Stephen R. Covey en el libro de desarrollo personal más famoso del mundo, Los 7 Hábitos le da Gente Altamente Efectiva:

  • Desarrollar personalmente los hábitos correctos es la forma en que se logran muchas metas, tanto en los negocios como en la vida personal. 
  • Leer el libro de Covey podría guiarte e inspirarte a ti  también.

Es especialmente interesante el séptimo hábito, donde Covey habla de que renovarse en las dimensiones física, espiritual y mental son fundamentales para mantenerse y desarrollar otros hábitos.


¿Quién es Stephen Covey?

Stephen R. Covey nació el 24 de octubre de 1932, en una granja a las afueras de Salt Lake City, Utah. Covey obtuvo un doctorado en educación religiosa de la Universidad Brigham Young, donde completó una tesis sobre literatura de éxito en la historia estadounidense.

STEPHEN R. COVEY

En 1989, escribió y publicó el libro ‘Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva’ (The 7 Habits of Highly Effective People), que pasó los cinco años siguientes en numerosas listas de best sellers y que hoy ha vendido más de 25 millones de copias y traducido a más de 40 idiomas. Sin duda es un clásico de los libros desarrollo personal y de los libros de autoayuda y motivación.

Stephen R. Covey además de ser un gran escritor, es muy prolífico, dispone de una gran cantidad de libros escritos y traducidos en múltiples idiomas, si queréis ver todos los libros que ha escrito podéis acceder a su sección como escritor, tenemos 23 libros de Stephen R. Covey entre inglés y castellano.


 

Resumen del libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva:

Te hemos preparado un excelente resumen de este gran libro que esperamos que te interese, pero también te dejamos este vídeo que esta francamente bien:

Hábito nº 1 – Ser proactivo: Principio de visión personal

La proactividad constituye el primer hábito de Covey por una razón importante: los siguientes seis hábitos dependen del desarrollo de “los músculos proactivos” y ponen la responsabilidad en el individuo para actuar.

Para estar seguros, la proactividad no es sólo pensar positivamente o mantener una actitud optimista hasta que las condiciones mejoren. Más bien, se enfrenta a la realidad de ciertas circunstancias y elige una respuesta positiva a ellas.

Curiosamente, las personas proactivas a menudo pueden ser identificadas por el lenguaje que usan:”Veamos las alternativas”;”Puedo elegir un enfoque diferente”;”Yo elijo”;”Yo elegiré”;”Lo haré”; esto contrasta fuertemente con las personas reactivas que son más propensas a decir:”No puedo hacer eso”;”No tengo tiempo”; o,”Así es como soy”.

Otra diferencia notable entre las personas proactivas y reactivas es si enfocan sus energías en el Círculo de Preocupación o en el Círculo de Influencia. Todos tenemos una amplia gama de preocupaciones, algunas sobre las que no ejercemos ningún control real y otras sobre las que podemos hacer algo.

Las preocupaciones que podemos abordar en otoño dentro del Círculo de Influencia, y es aquí donde las personas proactivas invierten sus energías, mientras que las personas reactivas permanecen atrapadas y por lo tanto abrumadas por el Círculo de Preocupación.


Hábito nº 2 – Empezar con el fin en mente: Principio del liderazgo personal

Comprender la importancia del enfoque de la vida “Comienza con el Fin en la Mente”. Un líder clarifica los valores y, empezando con el fin en mente, nos impulsa a vivir de acuerdo con los principios que más valoramos.

Como su propio líder personal, usted es responsable de su primera creación y de cualquier reconsideración (o cambio de paradigma) necesario que pueda ser requerido a lo largo de la vida para re-alinear sus actitudes y comportamientos con sus valores. La vida no puede ser manejada simplemente; necesita un líder.

Covey está tan comprometido con la idea de comenzar con el fin en mente que recomienda desarrollar una declaración de misión personal o filosofía, que se centre en lo que quieres ser (carácter) y hacer (contribuciones y logros) y los valores en los que se basan ambos aspectos.

Una declaración de misión personal puede ser una constitución personal que esboza sus decisiones que dirigen su vida y lo que es útil y significativo para usted.


Hábito 3 – Primero lo primero: Principio de gestión personal

Con disciplina, Covey plantea la cuestión de la gestión del tiempo y presenta lo que él llama la cuarta generación de gestión del tiempo en forma de la Matriz de Gestión del Tiempo, que divide el tiempo de cuatro maneras: urgente, no urgente, importante, no importante.

Los asuntos urgentes suelen ser visibles y urgentes, pero no siempre son importantes, mientras que los asuntos importantes están relacionados con los resultados, como el logro de su misión.

La Matriz de Covey está dividida en cuatro cuadrantes:

  1. Cuadrante I = Asuntos urgentes e importantes.
  2. Cuadrante II = Asuntos importantes y no urgentes.
  3. Cuadrante III = Asuntos urgentes y no importantes.
  4. Cuadrante IV = Asuntos no importantes y no urgentes.

Las personas efectivas pasan poco tiempo en los Cuadrantes III y IV porque no son importantes; limitan su tiempo en el Cuadrante I, que puede consumir a las personas, y pasan la mayor parte de su tiempo en el Cuadrante II, el núcleo de una gestión personal exitosa, ya que se ocupa de las preocupaciones que son importantes, pero no urgentes (actividades de construcción de capacidades como la planificación a largo plazo, la creación de relaciones, la redacción de una declaración de misión personal).

Al pasar la mayor parte de su tiempo en el Cuadrante II, sus problemas disminuyen porque usted está pensando en el futuro y tomando medidas preventivas que impiden que las situaciones se conviertan en crisis.

Para encontrar el tiempo de permanencia en el Cuadrante II, hay que aprender a decir “no” a numerosas actividades, por urgentes que parezcan. Mientras que permanecer en el Cuadrante II requiere disciplina, puede parecer un lugar natural y emocionante para invertir su tiempo si sus prioridades provienen de un paradigma centrado en principios y una misión personal. Representa la esencia de poner primero lo primero.

Covey reconoce que mudarse al Cuadrante II no es una tarea sencilla, especialmente para las personas atrapadas en el “grueso de las cosas delgadas” en los Cuadrantes III y IV. Propone que se organice semanalmente en lugar de cada día para lograr un mayor equilibrio y llevar a cabo cuatro actividades clave de organización:

  1. El primero es identificar los roles que usted desempeña, ya sea madre, padre, esposa, esposo, gerente o líder.
  2. El segundo es seleccionar las metas que le gustaría alcanzar en el transcurso de una semana determinada.
  3. El tercer paso es programar su tiempo con sus metas en mente.
  4. El cuarto paso y final es la adaptación diaria o responder a eventos imprevistos de una manera significativa.

Para Covey, estos pasos le ayudarán a lo largo del camino hacia la organización de su semana como gerente de Cuadrante II centrado en los principios.


Hábito nº 4 – Piense Ganar/Ganar: Principios de Liderazgo Interpersonal

Covey contrasta el modelo Win/Win con otros paradigmas disfuncionales, como el modelo Win/Lose en el que ganar significa que otros deben perder; o el modelo Lose/Win en el que la gente se apacigua y busca fuerza a través de la aceptación en lugar de sus propias convicciones.

También está la Pérdida/Pérdida en la que dos personas Win/Lose interactúan y producen un conflicto adversario; y la mentalidad de Ganar/Perder puro en la que una persona sólo busca obtener lo que quiere.

Covey reconoce que hay circunstancias en las que cada uno de estos diferentes paradigmas puede ser útil; todo depende de la realidad. La clave es interpretar la realidad con precisión y no insistir en una sola mentalidad para todas las situaciones de la vida.

Un buen ejemplo de la utilidad de todos los modelos es el escenario en el que la vida de su hijo se ve amenazada. Aquí la mentalidad de ganar es esencial, ya que todas las demás personas y circunstancias se vuelven inmediatamente menos importantes. Pero la mayoría de las situaciones se dan dentro de una realidad interdependiente y aquí la actitud de Win/Win se convierte en la mentalidad más viable entre las cinco.

La creencia de Covey en la efectividad de la actitud Win/Win se evidencia en su fe en el estándar de Win/Win o No hay Trato. Como él define sucintamente esta noción,”Ningún acuerdo básicamente significa que si no podemos encontrar una solución que nos beneficie a los dos, estamos de acuerdo en estar en desacuerdo – ningún acuerdo”

Con una opción de no trato en mente, usted puede ser abierto y justo en el trato con la gente y perseguir con tanto vigor y honestidad una situación de Win/Win, porque la opción de no trato significa que nadie tendrá que tomar una decisión que no es correcta para ellos.


Hábito 5 – Busque Primero Entender, Después Entender: Principios de la Comunicación Empática

Covey cree que es común que la mayoría de la gente escuche no con la intención de entender, sino con la intención de responder. Escuchar es frecuentemente autobiográfico cuando buscamos entender otras palabras a través de nuestros propios paradigmas.

La escucha empática, sin embargo, es escuchar con la intención de entender, para entrar en el paradigma de otra persona, y para comprenderla plenamente tanto intelectual como emocionalmente. Esto requiere no sólo comprender el lenguaje hablado de una persona, sino también sus sonidos y el lenguaje corporal.

Cuando se logra, la escucha empática constituye un enorme depósito en la Cuenta Bancaria Emocional de alguien, y valida y afirma a esa persona, contribuyendo a la supervivencia psicológica. Además, es imposible experimentar una interdependencia exitosa sin comprender de dónde viene la gente.

Covey advierte que la escucha empática es arriesgada, ya que implica abrirse a sí mismo para ser influenciado y, por lo tanto, hacerte vulnerable. Pero con un “núcleo interno inmutable” desarrollado a partir de los hábitos 1,2 y 3, usted puede manejar la vulnerabilidad.

Para aprender a escuchar empáticamente, primero necesitamos diagnosticar cómo la mayoría de nosotros normalmente escuchamos. Covey identifica cuatro maneras comunes de escuchar autobiográficamente:

  1. Evaluamos (ya sea que estemos de acuerdo o en desacuerdo)
  2. Sondeamos (preguntas a partir de nuestro propio marco de referencia)
  3. Asesoramos (asesoramos (mediante nuestra propia experiencia)
  4. Interpretamos (intentamos descifrar a las personas)

Ninguno de los cuatro caminos conduce a la escucha empática.

Entonces, ¿cómo pasamos de la escucha autobiográfica a la escucha empática? Covey identifica cuatro etapas de desarrollo para hacer esta importante transición.

  • La primera (y menos eficaz) es imitar el contenido (repetición de las palabras de alguien en tu cabeza), que a menudo es insultante para la gente, pero al menos nos incita a escuchar lo que se dice y nos impide evaluar, sondear, aconsejar o interpretar.
  • La segunda (y aún limitada) etapa es reformular el contenido, o repetir en tu cabeza y en tus propias palabras lo que alguien te ha dicho.
  • La tercera etapa es reflejar el sentimiento, lo cual implica identificar el sentimiento que alguien le está expresando a usted. Aquí usted está prestando atención no tanto a lo que alguien está diciendo, sino más bien a los sentimientos que la persona está transmitiendo.
  • La cuarta etapa combina la segunda y la tercera: reformular el contenido y reflejar el sentimiento. En esta etapa usted le está dando a alguien aire psicológico (afirmación) y está ayudando a esta persona a trabajar a través de sus propios pensamientos y sentimientos. Si se mantiene, la escucha empática puede conducir a una comunicación verdaderamente abierta y confiada, en la que alguien comunica exactamente lo que está pensando y sintiendo.

Hábito nº 6 – Sinergizar: Principios de la cooperación creativa

La clave para lograr la sinergia es valorar las diferencias y darse cuenta de que todo el mundo “no ve el mundo tal como es, sino como es” Las personas eficaces son humildes y reverentes y, por lo tanto, capaces de ver sus limitaciones perceptivas, y valoran las diferencias precisamente porque comprenden que esas diferencias pueden beneficiarlas.

Como señala Covey,”Cuando nos dejamos a nuestras propias experiencias, sufrimos constantemente de una escasez de datos” Cuando valoramos las diferencias, casi siempre existen terceras alternativas. De hecho, en algunos casos, la sinergia puede incluso trabajar poderosamente contra las fuerzas negativas que obstaculizan el crecimiento y el cambio.

Concluyendo esta sección, Covey defiende la sinergia como principio correcto y el “logro supremo de todos los hábitos anteriores”, y recuerda a los lectores que nuestra propia sinergia interna está dentro de nuestro Círculo de Influencia.

Podemos tomar decisiones que ayuden a nuestro ser independiente e interdependiente: podemos respetar nuestras propias tendencias diferentes; podemos tratar de evitar la energía negativa; podemos buscar el bien en los demás; podemos ser lo suficientemente valientes en situaciones interdependientes para ser abiertos; y podemos acoger diferentes opiniones y tomar vida.


Hábito nº 7 – Afilar la sierra: Principios de la Auto-Renovación Equilibrada

“El hábito 7 es el PC personal”, escribe Covey. Aunque está listado como el último hábito, en realidad es el que abarca todo, ya que hace posible todos los demás hábitos porque te renueva y te mantiene.

La dimensión física de la renovación es cuidar nuestro cuerpo físico: comer bien, descansar, relajarse y hacer ejercicio. Demasiado a menudo asumimos que no tenemos tiempo para hacer estas cosas; nuestros horarios apremiantes nos abruman.

Por dimensión espiritual, Covey significa nuestro compromiso con nuestro sistema de valores. Para algunos, esta actividad podría involucrar la lectura de gran literatura, filosofía, textos sagrados, escuchar buena música o disfrutar de la naturaleza.

Cualquiera que sea la actividad, necesitamos refrescar el centro de liderazgo de nuestras vidas y volver a comprometernos con lo que realmente es importante para nosotros.

Aquí Covey ve la declaración personal de la misión como especialmente útil para lograr la renovación espiritual porque nos da una comprensión profunda de nuestro centro y hace que el compromiso con ese centro sea un ejercicio más enfocado.

Renovar nuestra dimensión mental significa comprometer nuestra mente y buscar la estimulación mental. Esto puede provenir de la educación continua, que expande nuestra mente, o de entrenar a la mente para que “se aparte y examine su propio programa”, o de la lectura extensa y la exposición a grandes mentes.

A Covey le gusta particularmente la idea de leer buena literatura, ya que la considera una forma de adentrarse en las mejores mentes de hoy y del pasado. La escritura es también una poderosa herramienta para la renovación mental, ya que agudiza nuestra capacidad de pensar con claridad y de ser comprendidos.

Covey hace una sugerencia intrigante con respecto a afilar la sierra de las primeras tres dimensiones promoviendo una práctica que él llama la Victoria Privada Diaria. Esto implica pasar una hora al día, por el resto de tu vida, renovándote en las dimensiones física, espiritual y mental. 2xOVkTS


Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva por Stephen Covey


Puedes encontrar más libros de desarrollo personal y profesional en nuestra sección dedicada a :

Librosdeinversión.com